MENÚ

Del Campo para ti

Hay una tendencia creciente en utilizar aceites libres de grasas Trans en los restaurantes ya que este tipo de grasa se asocian al aumento del colesterol malo y la reducción del colesterol bueno, y un riesgo alto de desarrollar diabetes. Esta tendencia es impulsada por la alta demanda del consumidor el cual busca una dieta más saludable, y por las agencias reguladoras y de salud. Como los aceites libres de grasas trans son menos estables a altas temperaturas, la adopción de buenas prácticas en el proceso de freido es esencial. 

El freido es un proceso de preparación rápida que da características como color , aroma, sabor y textura a los alimentos. El tipo de aceite que se utilice para freír y cómo se lleva a cabo este proceso no sólo puede garantizar un producto sano y sabroso, sino también el uso de un aceite de calidad por más tiempo. 

Pensando en ello, hemos enumerado algunos consejos que se pueden adoptar en el restaurante para asegurar buenas prácticas. Echa un vistazo a lo siguiente: 

1.-Evita reutilizar el aceite y procura hacer intercambios regulares ya que a medida que aumenta su uso, la reacción de oxidación se intensifica, promoviendo mayor producción de humo, lo que reduce la vida útil de los alimentos, generando aroma, sabor y apariencia desagradable, esto también puede generar una mayor absorción de aceite en los alimentos y que el interior no esté completamente cocido. 

2.-Monitorea la temperatura del aceite evitando que exceda de 180 ° C, Para este control se pueden utilizar los termómetros presentes en las freidoras industriales actuales. Si este equipo no está disponible, mantener el aceite caliente sin que este llegue al punto de producir humo, debido a que las temperaturas excesivamente altas degradan el aceite rápidamente. Procura filtrar el aceite con frecuencia durante el proceso, algunos alimentos tienden a liberar partículas hacia la superficie. Es importante eliminar los residuos visibles en el aceite con la ayuda de utensilios apropiados para aceite caliente. 

3.-Mantenga el aceite en envases cerrados, protegidos de la luz entre un uso y otro, porque el oxígeno y la luz puede oxidarlo, reduciendo su calidad. Si el intervalo entre usos es largo, el aceite se debe almacenar en el refrigerador para aumentar la vida útil. 

4.-Los bordes de las freidoras o sartenes utilizados para freir preferentemente deben ser redondeados, de manera que las esquinas no faciliten la acumulación de residuos, porque el aceite acumulado en las paredes tiende a acelerar reacciones de degradación del aceite nuevo. 

5.-Evita completar el aceite en uso con un nuevo aceite para compensar el aceite absorbido por el producto frito. Es mejor tirar los restos de un aceite ya usado. 

6.-Tire o descarte el aceite siempre que note formación de espuma y humo durante el freído, oscurecimiento del aceite, o la percepción del sabor de los alimentos sea diferente a la característica. Estos signos indican que el aceite ha reducido su calidad y rendimiento. Si no tiene posibilidades de eliminar el aceite en puntos especializados, debe desecharse con la basura orgánica en recipientes de plástico o de vidrio, nunca en alcantarillado público.